Peeling Químico

El peeling químico es un procedimiento que consiste en exfoliar la piel con la aplicación de diversas sustancias químicas, con el objetivo de mejorar y restaurar el daño causado por la exposición solar y envejecimiento prematuro. Este tratamiento ayuda a la eliminación de manchas, arrugas finas, poros dilatados, e incluso marcas de acné. Se efectúa generalmente en la piel del rostro, pero también puede aplicarse en otras zonas corporales como escote, espalda, manos, etc.

El peeling ayudará a mejorar el aspecto de la piel ya que al eliminar las capas más superficiales de la epidermis, se produce una renovación de la misma, haciendo que luzca más joven, luminosa y con menos manchas. Consigue por tanto un rejuvenecimiento facial eliminando o suavizando manchas cutáneas, arrugas finas y devolviendo a la piel el color, la textura y el tono perdido con el paso del tiempo y la injerencia de agentes nocivos como el sol , tabaco, alcohol, estrés, etc.

Peeling superficial o peeling medio

Peeling QuímicoEn Mética realizamos dos tipos de peeling: el superficial o el medio. En función de la profundidad de peeling escogido, la peladura oscilara desde una descamación imperceptible hasta un recambio epidérmico completo.

También la composición y la concentración del producto o productos utilizados, su modo de aplicación, tiempo de contacto con la superficie cutánea y tipo de piel determinarán el resultado. En función de la patología a tratar, se usarán diferentes productos (ácido salicílico, ácido glicólico, ácido tricloroacético, fenol, ácido láctico, pirúvico, ferúlico) aislados o combinados entre ellos o con otras sustancias activas.

El tratamiento con peeling químico consta de una a varias sesiones espaciadas más o menos en el tiempo. Cada sesión puede durar entre 15 y 45 minutos. Es imprescindible una adecuada preparación de la piel antes del peeling mediante el uso de cremas específicas. Entre las sesiones se establece un adecuado tratamiento dermo-cosmético para hidratar, reparar y proteger la piel del sol. Al final del tratamiento se establecen las pautas oportunas de mantenimiento que pueden comportar la necesidad de someterse de forma más o menos esporádica a una sesión de peeling, además de los ineludibles cuidados dermo-cosméticos, imprescindibles para aumentar y prolongar los resultados.

En Clínica Mética le asesoramos acerca del tipo de peeling que más se ajuste a sus necesidades teniendo en cuenta la naturaleza e intensidad de las lesiones que sea preciso tratar, así como las circunstancias socio-laborales de cada paciente. En algunos pacientes se puede combinar con otros tratamientos como mesoterápia, implantes de relleno, etc.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies